12/12/1920. A por un cambio de destino.

¿Y si la fortuna nos diera un empujón hacia nuestros anhelos? Fue así como se nos ocurrió hacer una pequeña inversión en el primer número de la lotería que nos llamó la atención: el 28495.

27/08/1920. Sales y jabones medicinales.

Estas idílicas vacaciones ya están llegando a su fin. Sin duda todo pasa y en pocos días mi tía y yo regresaremos de nuevo a nuestra casa en Santiago. Tras este curso tan accidentado en cuanto a salud se refiere me veo preparado para recuperar mis clases de bachillerato. Mi tía está siempre sugiriéndome que…

4/06/1920. Mis recuerdos del Año Santo de 1915.

Estos días de mudanza en el taller de Don Germán me han dejado exhausto. Invertí más tiempo del convenido, pero Don Germán me lo gratificó con creces. Al final, como celebración, nos invitó a todos a un buen yantar que, regado con los mejores caldos del país, me han hecho darme cuenta de lo bien…

31/05/1920. “Queixumes dos pinos” de don Bernardo.

Hace ya algunas semanas que empecé a trabajar de aprendiz en el taller de ebanistería de don Germán. De nuevo fue gracias a mi tía. Ella me recomendó porque, tras perder el curso escolar, me veía muy haragán a mi vuelta a Compostela. —Necesitas mantenerte ocupado si no quieres acabar otra vez enfermo —me dijo…