26/07/1920. El encuentro con mi alma gemela.

No hace mucho que escribí aquí pero desde la última vez me parece una eternidad por la cantidad de vivencias y emociones que me han embargado. Estoy sentado en mi escritorio de cara a la ventana, es noche cerrada y a través de los cristales percibo la algarabía de la gente que aún recorre las…

4/06/1920. Mis recuerdos del Año Santo de 1915.

Estos días de mudanza en el taller de Don Germán me han dejado exhausto. Invertí más tiempo del convenido, pero Don Germán me lo gratificó con creces. Al final, como celebración, nos invitó a todos a un buen yantar que, regado con los mejores caldos del país, me han hecho darme cuenta de lo bien…