15/08/1920. El ciego de Padrenda.

Son ya algunos días los que llevamos disfrutando de este paisaje natural. Mi tía ha sido muy generosa invitándome a pasar sus vacaciones con ella en el lujo y majestuosidad de este Gran Hotel. Por aquí, en estas fechas, el recinto se llena de lo más selecto de la aristocracia gallega. Algunos son bien conocidos por mi tía y con ellos compartimos mesa en el amplio comedor del edificio.

El otro día conocí a Pérez Lugin, autor de la famosa novela “La Casa de la Troya”. Mi tía y él enseguida se pusieron a hablar de toros, tan amantes como son los dos de este “arte”. Alejandro comentó que su próxima novela tratará precisamente de este tema. La llamará “Currito de la Cruz”.

Otro gran escritor que está pasando unos días en el hotel se acercó a nuestra mesa para saludar. Tras las presentaciones tuvo la gran amabilidad de explicarme algunas historias para comprender el origen del Balneario. Al día siguiente quedé con él para que me enseñara las partes más interesantes de la isla. Resulta que él es el director de una revista muy aplaudida: Vida Gallega. También escribe novelas. Precisamente me regaló un ejemplar de “Anduriña”, una historia veraniega que está ambientada en el Balneario de hace unos 20 años. En la página inicial me escribió:

“A mi buen amigo Balbino, sobrino de Minia, para que conozca el prodigio natural que alberga este lugar y se adentre en la tierna emoción que despierta la tierra en el alma del gallego”

Estos días he estado leyendo la novela y estoy gratamente satisfecho de lo mucho que me entretiene. En ella aparecen personajes que sin duda tienen tras de si a una persona real. Imagino que Jaime, gran conocedor de las gentes de este lugar donde se crió, se ha inspirado en más de un conocido para dar vida a su novela.

De todos ellos, el que más me gusta es sin duda el ciego de Padrenda. Imagino que será porque lo he podido conocer en persona y es tal y como lo describe Jaime en su novela. Aunque el paso de los años ha hecho mella en su persona, Eugenio sigue teniendo el carisma para encandilar a todos los que se congregan en sus veladas.

03_Mirate_Castelao
O Cego de Padrenda. (Castelao, 1910)

No lo ha tenido fácil en su vida. La viruela lo dejó ciego cuanto tenía más o menos mi edad. Desde entonces, labrador como era, tuvo que cambiar el rumbo de su vida y ganarse la vida como lo hacen muchos ciegos en nuestra tierra: a través de la música. Según Jaime, Eugenio lleva acudiendo todas las temporadas de verano a la Toja desde hace unos 45 años y se dedica a recibir a los visitantes con su acordeón.

Él es un juglar como los de antes, basando su repertorio en romances que vienen de antaño. Uno de ellos, el de “As tres comadres” es el más solicitado por toda la concurrencia. Él lo adorna con estribillos picantes que dicen pero no dicen. En realidad pronuncia palabras en el lugar de otras pero dando a entender vergüenzas que suben los colores a más de un asistente. A esto le llama el “Champirolé barballoado”y no hay noche que no lo cante provocando risas entre todos.

Me ha comentado Jaime que en los próximos días tiene previsto visitar el Hotel el coro “Foliadas e Cantigas” de Pontevedra. ¡Será una gran velada!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s